Escudo de la República de Colombia
Mostrando artículos por etiqueta: Reciclaje - Universidad Nacional de Colombia

banner reciclaje 68026

Durante este semestre la Facultad de Ingeniería y el Programa de Ingeniería Sustentable de la Facultad – PINSUS ha vuelto a poner en funcionamiento una campaña de recolección de envases de insecticidas usados destinada a paliar el daño que causan este tipo de residuos.

Publicado en Noticias

banner recoleccion 3d2d5

A partir del lunes 22 de mayo, el Programa de Ingeniería Sustentable de la Facultad – PINSUS puso en funcionamiento una campaña de recolección de envases de insecticidas usados destinada a paliar el daño que causan este tipo de residuos.

Publicado en Noticias

banner reciclar 06066

Para Jairo Cuervo, docente de la Facultad de Ciencias Agrarias y experto reciclaje, el actual manejo de los residuos en la ciudad está causando problemas en los recursos económicos de Bogotá, además de contaminación de agua y malos olores en la ciudad.

Publicado en Noticias

banner reciclaje2 8f256

Mediante plataforma web EcoNet estudiantes de la Facultad buscan crear conciencia, asesorar y conectar empresas que producen grandes cantidades de desechos electrónicos con compañías que tratan o dan utilidad a estos residuos tan contaminantes.

Publicado en Noticias

banner aluminio 87cab

La investigación realizada por Federico Millán Delgado, magister en Ingeniería de Materiales y Procesos, con el apoyo de Diana Pilar Sánchez García, ingeniera ambiental y sanitaria, a través del artículo "Reciclaje de aluminio: oportunidades de desarrollo en Bogotá" publicado en la Revista Gestión y Ambiente, determinó las oportunidades de desarrollo que traería a Bogotá incrementar la tasa de reciclaje y reutilización de los residuos de aluminio.

img 20160406 wa0029 a1670

Entre éstas se destacan las de crear conciencia ciudadana sobre la importancia de los recicladores y la actividad que desarrollan para el medioambiente, ampliar el tiempo de vida útil de los rellenos sanitarios al disponer un menor volumen de residuos y fortalecer el sector de la fundición, una industria que cuenta con baja inversión tecnológica en sus procesos productivos. Así mismo, convertir a Bogotá en una ciudad productora de aluminio secundario a pesar de no existir yacimientos de bauxita en Colombia, mineral del cual se extrae el aluminio, y desarrollar y fortalecer el reciclaje en la ciudad, una actividad sostenible económica y ambientalmente, que podría reducir la importación de aluminio y sus manufacturas.

En el contexto de Bogotá, de las 2.430 toneladas/día de desperdicios que generan el sector doméstico, comercial y pequeños productores, cerca de 3.5 toneladas corresponden a residuos de aluminio, según cifras reportadas por la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP 2011 y 2013).

Al enterrar este material bajo tierra, los sectores industriales metalúrgico y metalmecánico pierden la oportunidad de incorporar los desechos de aluminio en nuevos ciclos productivos para obtener productos con valor agregado, y por otra parte, los rellenos sanitarios se convierten en “minas de aluminio”. Entre las causas de esta problemática, se encuentran la falta de políticas públicas enfocadas hacia el desarrollo y fortalecimiento de la cultura del reciclaje, así como la ausencia de programas post-consumo y post-industriales que ayuden a incrementar la tasa de reciclaje de aluminio.

img 20160419 wa0024 bc1d4

“Si se abordan estas problemáticas de manera estructural es posible lograr una mayor integración entre el estado, la ciudadanía y la industria; interacción que ayudaría a recuperar el aluminio desde la fuente, facilitando su proceso de limpieza y clasificación, y a obtener datos estadísticos que permitan establecer metas y medir la gestión de la ciudad en esta materia“, citó Millán.

 La cadena de reciclaje de Bogotá, la cual se caracteriza por un alto grado de informalidad y un amplio número de eslabones, no permite conectar a sus principales actores (recicladores de oficio e industria) pues a medida que se transfieren los residuos entre cada uno de los eslabones el material se encarece, generando a los industriales altos costos de adquisición de la materia prima y menores ganancias para el reciclador, pues a comparación de los intermediadores, éste es el que percibe el menor ingreso por la venta de los residuos.

“La cadena de reciclaje de Bogotá cuenta con cuatro eslabones (recuperadores, recolectores-transportadores, acopiadores, pre-transformadores) que cumplen la misma función de intermediación y por lo tanto el precio de venta del aluminio reciclado aumenta entre cada uno de éstos actores para obtener alguna utilidad, lo que encarece la materia prima que utiliza la industria. El ideal sería que los recicladores se conviertan en proveedores directos de la industria local, tal y como ocurre en Brasil donde tienen una cadena directa de tanto solo dos eslabones gracias a la regulación que han aplicado al mercado del reciclaje”, analizó Millán.

img 20160419 wa0022 91d2d

El resultado de la no disposición de los residuos de aluminio en rellenos sanitario y la implementación de adecuados procesos de separación, clasificación y transformación de los mismos, plantea el principal reto de la ciudad en materia de reciclaje según Millán: “¿Por qué no convertir a Bogotá en una ciudad productora de aluminio secundario, de tal forma que no dependa del aluminio que se importa, sino más bien de los residuos que generan sus habitantes? Aunque el relleno sanitario de Doña Juana puede ser considerado una ‘mina de aluminio’, extraer los desechos enterrados probablemente sea inviable económicamente”.

Sin embargo, este sitio debería generar conciencia sobre dos aspectos: las acciones que se deben tomar para que no siga creciendo dicha mina y dimensionar el volumen de residuos de aluminio que genera la ciudad y por ende identificar el potencial de desarrollo que tendría Bogotá a nivel social, económico y ambiental, si se compromete con el reciclaje y recuperación del aluminio.

La importancia que ha adquirido el aluminio en diferentes sectores industriales, tales como el constructor, automotriz, empaques, maquinaria, aeronáutica, entre otros, se debe a que es el segundo metal más utilizado, después del acero, y en que ha logrado sustituir a otros materiales como el cobre, por su menor valor y conductividad eléctrica, y al acero en diferentes aplicaciones, gracias a su favorable relación entre peso y resistencia, ligereza y resistencia a la corrosión.

Publicado en Noticias